Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


es:tecnologia

Tecnología

1.- CONCEPTO.

La palabra tecnología proviene del griego τεχνολογία, de τεχνολόγος, de τέχνη, arte, y λόγος, tratado. La R.A.E. define este término en su primera acepción como “el conjunto de teorías y de técnicas que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico”.

2.- CARACTERÍSTICAS.

Este concepto se apoya en cuatro características:

A) En primer lugar se supone que la tecnología tiene una relación más estrecha con el hacer que con el mero saber ya que es algo instrumental, algo que se usa y que sirve para hacer algo. En definitiva, consiste en un mero aprender de la experiencia mediante el sistema ensayo/error.

B) En segundo lugar, la tecnología se caracteriza por ser algo artificial, modifica la naturaleza pero viviendo de ella. De esta relación naturaleza-tecnología se pueden sacar dos nociones, muy discutibles ambas, pero que forman parte de una imagen muy extendida que se tiene de la tecnología: por un lado se tiene la consideración de que lo natural es superior y de mayor calidad que lo artificial y por otro lado, se piensa que hay una superioridad moral en la vida que se sigue atendiendo a ese canon más simple que establece la naturaleza.

C) En tercer lugar, la tecnología posee una imagen de eficacia porque determina la sustitución de formas y procesos mediante otras más eficientes y económicas.

D) Por último, la tecnología es optativa y neutral. Es optativa en el sentido de que se puede usar o no, siempre se puede prescindir de ella para llevar una vida más simple. Y es neutral porque, por sí misma, carece propiamente de valor moral (no es ni buena ni mala) puesto que todo dependerá de lo que de haga con ella.

3.- PROBLEMAS QUE ACARREAN LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS EN EL DERECHO.

Si bien la sociedad no determina la tecnología, sí puede neutralizar o impedir que se desarrolle, sobre todo por medio del Estado. O también, por el contario, mediante esta intervención estatal, se puede aventurar en un rápido proceso de modernización tecnológica que sea capaz de transformar el bienestar social y el rumbo de la economía. La aptitud o falta de aptitud que tenga la sociedad para dominar las tecnologías definirá en gran parte su destino, ya que, aunque por sí mismas no determinan ni la evolución histórica ni el cambio social, la tecnología (o su déficit), configura la capacidad de las sociedades para transformarse.

Hoy día ya no cabe duda de que las nuevas tecnologías han cambiado el mundo, pero lo han hecho descubriendo algo que ya estaba allí, aunque no estaba a nuestro alcance, y al final, estos constantes cambios se plasman por medio de importantes reformas en el ordenamiento jurídico, como ocurre, por ejemplo, con las normas que regulan las tecnologías de la información.

Frente a este cambio social (que consiste, al final, en la modernización del sistema) el Derecho no puede oponerse a prosperar, debe ser capaz de analizar mejor las necesidades humanas y ajustarse, de forma más perfecta, a lo que de él se espera para el bien común, la paz social, la justicia y el progreso. En definitiva, el Derecho debe posibilitar el uso pertinente de los recursos, también tecnológicos, que existen en la comunidad.

Para comprender mejor la relación que existe entre tecnología y sociedad, hay que tener en cuenta que el papel del Estado, ya sea frenando, fomentando o dirigiendo la innovación tecnológica, es un elemento determinante en este proceso, puesto que estructura las fuerzas sociales y culturales dominantes en un espacio y tiempo dado. Mayoritariamente, las tecnologías revelan la capacidad que una sociedad tiene para alcanzar el dominio tecnológico mediante sus instituciones, incluyendo al Estado. Este proceso perfila los caracteres de la tecnología y su entrelazamiento con las relaciones sociales.

Debido a la trascendencia cada vez mayor que están adquiriendo las Tecnologías de la Comunicación y la Información (en adelante, TIC’s) en el Derecho, muchos de los problemas por ellas producidos no se adecuan a las soluciones jurídicas clásicas por haberse quedado, hoy en día, desfasadas y anticuadas puesto que los conceptos y categorías básicas de la ciencia jurídica surgidos en la Edad Moderna y durante la codificación han cambiado. Esto obliga a mantener una actitud crítica y juiciosa ante los problemas que acarrean las TIC’s, haciéndose necesario que los juristas se familiaricen con los aspectos científicos y técnicos. Así se conseguirá una aproximación de dos ciencias (el derecho y la informática) que, siendo distintas en cuanto a su naturaleza, no lo son tanto en su finalidad de proporcionar servicio al hombre y pretender una sociedad más eficiente y justa.

Por todas estas razones, se hace necesario el diseño de nuevas herramientas de análisis y marcos conceptuales que se puedan adaptar a los requerimientos que demanda una sociedad caracterizada por su constante transformación. Se debe edificar una ciencia del Derecho que sea abierta y se implique en las necesidades de unos ciudadanos que viven en la era tecnológica.

4.- EL DERECHO DE LAS TIC’S.

DEFINICIÓN

Daniel Altmark lo define como “el conjunto de normas, principios e instituciones que regulan las relaciones jurídicas emergentes de la actividad informática”. Según la definición dada por Rodolfo Herrera Bravo, el Derecho de las TIC’s “es la interrelación entre Derecho e informática que se da cuando se considera a la informática como objeto del Derecho”.

CARACTERÍSTICAS

Este sector tiene una naturaleza interdisciplinar puesto que toca de forma horizontal varias ramas del derecho a la vez. Sus características esenciales son las siguientes:

a) no está sectorizado. Puesto que la informática se aplica en muchos de los sectores de la actividad socioeconómica, este Derecho es amplio y general.

b) su unidad la otorga el hecho de la singularidad técnica que impone el fenómeno informático.

c) es un Derecho complejo ya que los aspectos técnicos de la informática con el Derecho recaen sobre diversas ramas o especialidades jurídicas.

El carácter interdisciplinar del Derecho de las TIC motiva discusiones entre quienes opinan que nos encontramos ante un sector de normas desperdigadas de las diferentes materias jurídicas y entre los que piensan que forma un todo unitario de normas canalizadas a reglar un objeto determinado desde una metodología propia, o sea, que según este segundo grupo de autores, el Derecho de las TIC’s poseería autonomía propia.

En definitiva, el desarrollo de las TIC’s es una fuente material del Derecho ya que el uso de estas tecnologías irá generando con el paso del tiempo nuevos comportamientos que deberán ser reguladas por el Derecho.

BIBLIOGRAFÍA:

  • MANUEL CASTELLS. “La era de la información. Vol. 1: La sociedad en red”. Ed. Alianza Editorial. 2000.
  • JOSE LUIS GONZÁLEZ QUIRÓS. “La tecnología y la mala educación”. Ed. Fundación Iberdrola. 2004.
  • RODOLFO HERRERA BRAVO. “El Derecho en la sociedad de la información: nociones generales sobre el Derecho de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones”.

Ángel Jorge Jiménez Torres

/home/lefisadmin/public_html/lefispedia/data/pages/es/tecnologia.txt · Última modificación: 2017/03/21 11:18 (editor externo)