Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


es:secesion

Secesión


INTRODUCCIÓN

Etimología

La palabra secesión proviene del latín secessio. Se compone del prefijo –se, que indica separación; la raíz –cess–, variante radical del verbo latino cedere cuyo significado es marchar; y el sufijo –ion, que indica acción o efecto. Así, etimológicamente hablando, podemos concluir que la palabra secesión significa acción o efecto de la marcha de una parte de algo, que se ha separado.

Concepto

De acuerdo con el Diccionario de la Real Academia Española, secesión es la acción por la cual se separa de una nación una parte de su pueblo y de su territorio.

Para entender el significado de la secesión de acuerdo con el ordenamiento internacional, hay que ponerla en relación con la libre determinación de los pueblos y el derecho a la autodeterminación.

LIBRE DETERMINACIÓN

La autodeterminación en sentido estricto es el derecho de los pueblos a disponer de sí mismos, es decir, a elegir su forma de gobierno. Este término suele confundirse con el derecho a la libre determinación de los pueblos, un principio general fundamental del sistema jurídico actual recogido en los tratados internacionales y aceptado en la práctica internacional. Efectivamente, el derecho a la autodeterminación forma parte del derecho a la libre determinación de los pueblos, pero no se identifican completamente. Así pues, este último implica el derecho de todos los pueblos a determinar libremente, sin injerencia externa, su condición política y procurar su desarrollo económico, social y cultural. En este sentido, se entiende como sujeto de este derecho: (i.) a los pueblos coloniales y aquellos sometidos a dominación extranjera y (ii.) a los pueblos o naciones culturales, dentro de los cuales se distingue entre las minorías nacionales y los pueblos indígenas.

La primera vez que se reconoce como un derecho efectivo se documenta en la Carta Fundacional de la ONU(San Francisco, 26 de junio de 1945) en el art. 1.2. No obstante, el art. 2.7 consagra su límite, otro de los principios fundamentales del derecho internacional: la no injerencia en los asuntos internos de los Estados y el respeto a la integridad territorial de los mismos. A partir de este momento y con el auge de la descolonización, son numerosas las Resoluciones de la Asamblea General de la ONU las que reconocen este derecho a los pueblos colonizados, siendo de especial importancia la Resolución 1514 (XV) de la Asamblea General de la ONU, de 14 de diciembre de 1960, que contiene la “Carta Magna de la descolonización” (Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales). En el ejercicio de este derecho los pueblos colonizados podían reclamar ayuda exterior a otros Estados y Organizaciones internacionales si encontraban oposición a su ejercicio. El conjunto de estos derechos también se aplica a pueblos bajo dominación extranjera (p.e. Sahara Occidental con respecto a Marruecos).

Posteriormente, los Pactos de Derechos Civiles y Políticos de 1966 (el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales) amplían el concepto al establecer que los Estados parte “promoverán el ejercicio del derecho de libre determinación, y respetarán este derecho de conformidad con las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas” y es en este punto donde el art. 2.7 de la misma y el reconocimiento del derecho a la libre determinación de las minorías nacionales entra en relación con la existencia o no de un derecho de secesión.

MINORÍAS NACIONALES

En Derecho Internacional se entiende como minoría “Un grupo numéricamente inferior al resto de la población de un Estado, que se encuentra en una posición no dominante y cuyos miembros, que son nacionales del Estado, poseen características étnicas, religiosas o lingüísticas diferentes de las del resto de la población y manifiestan, aunque sólo sea implícitamente, un sentimiento de solidaridad para preservar su cultura, sus tradiciones, su religión o su idioma” (Francesco Capotorti, Relator Especial de la Subcomisión de Prevención de Discriminaciones y Protección de las Minorías de la ONU, 1977). Por ejemplo, serían minorías –entre otros muchos- pueblos como los bávaros en Alemania, los quebequeses en Canadá, los escoceses en Gran Bretaña, los flamencos en Bélgica o los vascos en España.

Así pues, para poder desvelar si existe o no un derecho de secesión reconocido internacionalmente resulta preciso reseñar el régimen jurídico de estas minorías. El art. 27 del Pacto Internacional de Derechos Civiles establece que “En los Estados en que existan minorías étnicas, religiosas o lingüísticas, no se negará a las personas que pertenezcan a dichas minorías el derecho que les corresponde, en común con los demás miembros de su grupo, a tener su propia vida cultural, a profesar y practicar su propia religión y a emplear su propio idioma”. Por su parte, el art. 2.3 de la Declaración sobre los derechos de las personas pertenecientes a minorías nacionales o étnicas, religiosas y lingüísticas (Resolución 47/135 de la Asamblea General de la ONU, de 18 de diciembre de 1992) dispone que “Las personas pertenecientes a minorías tendrán el derecho de participar efectivamente en las decisiones que se adopten a nivel nacional y, cuando proceda, a nivel regional respecto de la minoría a la que pertenezcan o de las regiones en que vivan, de toda manera que no sea incompatible con la legislación nacional”. De estos preceptos se deduce que los Estados no tienen obligación de asegurar la autonomía política de las minorías de su territorio, si bien están obligados a no discriminar a estos pueblos y a proteger la pervivencia de sus características específicas.

DERECHO DE SECESIÓN

Se puede concluir que si bien el Derecho Internacional regula la libre determinación de los pueblos no contempla la secesión como derecho. Al contrario, consagra el principio de integridad territorial de los Estados como estructural. De hecho, resoluciones como la 2625 (XXV) de la Asamblea General de la ONU, de 24 de octubre de 1970 ya sancionaban los procesos de escisión fuera del marco de la descolonización: “todo intento encaminado a quebrantar total o parcialmente la unidad nacional y la integridad territorial de un país es incompatible con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas”. Y esto es así porque, tal como decía la Resolución, las aseveraciones sobre el derecho a la libre determinación no pueden entenderse en el sentido de autorización de acciones que menosprecien la integridad territorial de Estados soberanos e independientes, siempre y cuando éstos respeten los principios de igualdad de derechos y de libre determinación de los pueblos –como se ha explicado con anterioridad-, teniendo un gobierno representativo de la totalidad del pueblo perteneciente al territorio, sin distinción por motivos de raza, religión, idioma, etc.

FUENTES

/home/lefisadmin/public_html/lefispedia/data/pages/es/secesion.txt · Última modificación: 2017/03/21 11:18 (editor externo)