Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


es:crimen_de_guerra

Crimen de guerra

Un crimen de guerra es toda aquella violación de las leyes y costumbres internacionales aplicables en tiempo de guerra, pertenecientes al Derecho Internacional Humanitario, para la que se prevea la aparición de responsabilidad penal internacional. Ejemplos de tales conductas incluyen “el asesinato, maltrato o deportación de civiles residentes en territorio ocupado a campos de trabajo, “el asesinato o maltrato a prisioneros de guerra” y “la destrucción innecesaria de ciudades y pueblos, así como cualquier tipo de destrucción no justificada desde un punto de vista de necesidad militar o civil”.

La legislación internacional aplicable en estos casos de conflicto bélico se divide en dos grupos: en primer lugar las normas que rigen el modo de conducir la guerra, integradas en los cuerpos legislativos que se conocen como Derecho de La Haya; y en segundo lugar las normas que protegen a los participantes en la confrontación, sean beligerantes, rebeldes o población civil, recogidas en el llamado Derecho de Ginebra. La responsabilidad exigible en casos de crímenes de guerra se perfiló mediante los llamados Principios de Nuremberg.

Evolución histórica

Antecedentes. El juicio Von Hagenbach

Se considera que el juicio a Peter von Hagenbach por parte de un tribunal creado para la ocasión en el Sacro Imperio Romano Germánico en 1474 fue el primer proceso “internacional” por crímenes de guerra. Este caso supone la primera vez que se reconoce que el comandante de un ejército está en la obligación de actuar de acuerdo a la ley. Von Hagenbach fue juzgado por la autoridad imperial por las atrocidades cometidas por el ejército que él lideraba en la represión de la revuelta de las ciudades del Alto Rihn, que se alzaban contra la tiranía del propio Von Hagenbach. Fue condenado y decapitado por crímenes que “por su condición de caballero estaba en la obligación de prevenir”. En su defensa esgrimió que el sólo cumplía órdenes de su señor, el Duque de Borgoña.

Las Convenciones de la Haya (1899 y 1907)

Estas dos convenciones internacionales suponen las primeras manifestaciones del Derecho de Guerra en el entonces incipiente Derecho Internacional Público. Su contenido, conocido como Derecho de la Haya, trata principalmente de establecer unas reglas tendentes en primer lugar a la evitación del conflicto armado, y en segundo lugar a establecer un marco legal de mínimos que deben ser respetados en el casi de que el conflicto efectivamente se produzca.

Las convenciones incluyen restricciones de uso de armamento considerado especialmente inhumano, como armas químicas o balas de punta hueca. También se incluyen normas relativas al trato que se debe dar a los prisioneros de guerra, al estatus de los buques mercantes en tiempos de guerra o a las obligaciones y derechos de los poderes neutrales.

Las Convenciones de Ginebra (1864-1949)

Se conoce como Derecho de Ginebra a cuatro convenciones distintas. Constituyen una serie de normas internacionales para humanizar la guerra. El conjunto de los distintos Convenios dan como resultado la normalización del Derecho Internacional Humanitario. La Convención de 1864 contiene propuestas humanitarias de Jean Henri Dunant, creador de la Cruz Roja. Están formadas por una serie de tratados internacionales firmados en Ginebra, Suiza, entre 1864 y 1949 con el propósito de minimizar los efectos de la guerra sobre soldados y civiles. Dos protocolos adicionales a la convención de 1949 fueron aprobados en 1977.

Los principios de Nuremberg

Esta serie de principios, creados por necesidad en los juicios de Nuremberg contra altos dirigentes del régimen nazi tras la Segunda Guerra Mundial, son los que establecen el sistema de responsabilidad que se ha de exigir por la comisión de las conductas tipificadas como crimen de guerra en las convenciones de La Haya y de Ginebra. Se recoge explícitamente el principio de responsabilidad del comandante, aunque sea éste un Jefe de Estado. También se recoge la existencia de responsabilidad criminal aunque se trate de un caso de cumplimiento debido de órdenes de un superior, a no ser que se demuestre que no existía la posibilidad de actuar de otra forma.

Junto al concepto de crimen de guerra, los principios recogen también otro dos conceptos cercanos, el de crímenes contra la paz y el de crímenes contra la humanidad.

El concepto de crimen de guerra hoy en día. Críticas

Tras la instauración de manera consuetudinaria en el Derecho Internacional de los principios de Nuremberg, los crímenes de guerra se diferencian de los crímenes contra la paz y de los crímenes contra la humanidad, pese a que es frecuente que aparezcan juntos. A causa de la propia indefinición del concepto “guerra”, el concepto de crimen de guerra ha sido tratado de manera distinta bajo distintos sistemas legales. Los crímenes de guerra, pese a ser en principio sólo aplicables en caso de conflicto armado abierto, pueden ser aplicados en situaciones que no se corresponden con el estado de guerra, en áreas con conflictos suficientemente persistentes para provocar una inestabilidad social destacable.

Las leyes de guerra han sido en ocasiones objeto de crítica por su supuesto trato de favor hacia las potencias vencedoras en caso de conflicto, ya que en algunos casos no se han tratado como crímenes de guerra conductas ejercidas por dichos poderes. Algunos ejemplos ilustrativos de este trato desigual son los casos de destrucción de objetivos civiles de los países del Eje por parte de los aliados en la Segunda Guerra Mundial, como el bombardeo de la ciudad alemana de Dresde o el uso de bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki. También se han citado en este sentido el uso de el llamado agente naranja por parte del ejército estadounidense en Vietnam y las conductas llevadas a cabo por Indonesia por parte de este país durante la ocupación de la excolonia portuguesa de Timor Oriental entre 1976 y 1999.

/home/lefisadmin/public_html/lefispedia/data/pages/es/crimen_de_guerra.txt · Última modificación: 2017/03/21 11:17 (editor externo)