Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


es:actos_propios

Diferencias

Muestra las diferencias entre dos versiones de la página.

Enlace a la vista de comparación

es:actos_propios [2017/11/22 20:11]
lefispedia
es:actos_propios [2017/11/28 12:21] (actual)
lefispedia
Línea 7: Línea 7:
  
 **ORÍGENES** **ORÍGENES**
- +{{ :es:220px-papinian_bas-relief_in_the_u.s._house_of_representatives_chamber.jpg?200|}} 
-Gran número de autores no dudan en señalar que es en el derecho romano donde se puede hallar por primera vez esta doctrina de los actos propios. Si bien se tratará de fórmulas autónomas aplicadas a diferentes casos concretos. Dos máximas principales deben ser en este punto señaladas: //Nemo potest mutare consilium suum in alterius iniuriam// –Papiniano– (nadie puede cambiar su propia voluntad en perjuicio de tercero) y //Factum cuique suum non adversario nocere debit// –Paulo– (a cada cual le debe perjudicar su propio  acto, no a su adversario).  +Gran número de autores no dudan en señalar que es en el [[es:derecho_romano|derecho romano]] donde se puede hallar por primera vez esta doctrina de los actos propios. Si bien se tratará de fórmulas autónomas aplicadas a diferentes casos concretos. Dos máximas principales deben ser en este punto señaladas: //Nemo potest mutare consilium suum in alterius iniuriam// –Papiniano– (nadie puede cambiar su propia voluntad en perjuicio de tercero) y //Factum cuique suum non adversario nocere debit// –Paulo– (a cada cual le debe perjudicar su propio  acto, no a su adversario).  
-No sólo autores como Diez-Picazo o Jaime Mans apoyan esta tesis, sino que incluso nuestro Tribunal Supremo ya en el siglo XIX mantenía estos postulados, como puede observarse de su sentencia de 8 de Noviembre de 1895.+No sólo autores como Diez-Picazo o Jaime Mans apoyan esta tesis, sino que incluso nuestro [[es:tribunal_supremo|Tribunal Supremo]] ya en el siglo XIX mantenía estos postulados, como puede observarse de su sentencia de 8 de Noviembre de 1895.
  
 **REQUISITOS DE APLICACIÓN** **REQUISITOS DE APLICACIÓN**
Línea 36: Línea 36:
 De igual manera, en posteriores sentencias se ha delimitado el fundamento último en la protección de la confianza y en el principio de la buena fe, que impone un deber de coherencia y limita la libertad de actuación cuando se han creado expectativas razonables en el tráfico jurídico (SSTS 9/12/2010 o 25/02/2013). El principio de que nadie puede ir contra sus propios actos solo tiene aplicación cuando lo realizado se oponga a los actos que previamente hubieren creado una situación o relación de derecho que no podía ser alterada unilateralmente por quien se hallaba obligado a respetarla (SSTS 9 de diciembre de 2010, 7 de diciembre de 2010, 25 de febrero 2013).  De igual manera, en posteriores sentencias se ha delimitado el fundamento último en la protección de la confianza y en el principio de la buena fe, que impone un deber de coherencia y limita la libertad de actuación cuando se han creado expectativas razonables en el tráfico jurídico (SSTS 9/12/2010 o 25/02/2013). El principio de que nadie puede ir contra sus propios actos solo tiene aplicación cuando lo realizado se oponga a los actos que previamente hubieren creado una situación o relación de derecho que no podía ser alterada unilateralmente por quien se hallaba obligado a respetarla (SSTS 9 de diciembre de 2010, 7 de diciembre de 2010, 25 de febrero 2013). 
  
-Podríamos resumir lo anterior en la máxima de quien crea en una persona una confianza en una determinada situación aparente y la induce por ello a obrar en un determinado sentido, sobre la base en la que ha confiado, no puede pretender que aquella situación era ficticia y que lo que debe prevalecer es la situación real, porque los actos jurídicos lícitos realizados determinan necesariamente unas consecuencias jurídicas (SSAAPP Madrid, 27/01/1992; Pontevedra, 30/04/1992; Toledo, 24/06/1992; Palma de Mallorca, 07/09/1992; Málaga, 31/10/1992; Zaragoza, 26/10/1992, por citar algún ejemplo). +Podríamos resumir lo anterior en la máxima de quien crea en una persona una confianza en una determinada situación aparente y la induce por ello a obrar en un determinado sentido, sobre la base en la que ha confiado, no puede pretender que aquella situación era ficticia y que lo que debe prevalecer es la situación real, porque los [[es:acto_juridico|actos jurídicos]] lícitos realizados determinan necesariamente unas consecuencias jurídicas (SSAAPP Madrid, 27/01/1992; Pontevedra, 30/04/1992; Toledo, 24/06/1992; Palma de Mallorca, 07/09/1992; Málaga, 31/10/1992; Zaragoza, 26/10/1992, por citar algún ejemplo).  
  
 +**BIBLIOGRAFÍA**
 +    *Luis Díez-Picazo y Ponce de León, (1963), La doctrina de los propios actos, Editorial Bosch.
 +    *Marcelo J. López Meza, De nuevo sobre el principio general de la buena fe y la doctrina de los actos propios. La prohibición de ir contra los propios actos y el contexto del orden público, en La Razón del Derecho, Nº 3 (2012). 
 +    *Eduardo García de Enterría, La doctrina de los actos propios y el sistema de lesividad, en RAP (España), 20 (1956), pp. 69-80.
 +   *Francisco Sevilla, Actuación de los actos propios
  
  
 +AUTOR: PABLO SOSTRES LARROSA
/home/lefisadmin/public_html/lefispedia/data/attic/es/actos_propios.1511377863.txt.gz · Última modificación: 2017/11/22 20:11 por lefispedia